953 738 035   |   Lunes a Viernes 9-14h | 17-20h   |  
Envios 24/48H GRATIS a partir de 20€   |  
cabello graso olimed cosmetics

PELO GRASO: CAUSAS Y CUIDADOS

Convivir con un pelo graso es difícil y puede suponer una auténtica tortura para quien lo sufre, ya que este tipo de cabello da la impresión de aspecto descuidado, se ve lacio y apelmazado y trasmite una sensación de pelo sucio que no es agradable, cuando realmente se trata de un proceso natural. En las raíces del cabello se encuentran las glándulas sebáceas, que producen grasa de manera natural para lubricar el cuero cabelludo y proteger la cutícula haciendo que el cabello esté suave y se vea saludable, protegiéndolo de la sequedad y por lo tanto de la rotura.

El sebo es necesario para nuestro organismo pues la grasa se encarga de evitar la sequedad y proteger de las agresiones externas. En el caso de los cabellos grasos, las glándulas sebáceas están más activas y pueden producir más grasa de lo normal y en el peor de los casos, pueden ahogar la raíz, causando una caída excesiva del cabello o la aparición de caspa.

Factores que influyen en el cabello graso

Hay algunos factores que intervienen como el sexo y la edad pero en realidad las causas de este desequilibrio son variadas: genéticas en la mayoría, aunque esta situación también puede verse agravada por varios motivos:

  • Mala alimentación y falta de vitaminas: concretamente del tipo B, como la biotina o vitamina B7 que están directamente relacionadas con el buen funcionamiento de la piel y el cabello y la toma de algunos medicamentos.

 

  • Estrés

 

  • Desequilibrio hormonal: Pubertad, embarazos, período menstrual… pueden hacer que las glándulas sebáceas produzcan exceso de sebo. A medida que las hormonas se vuelvan a equilibrar de nuevo, los problemas con el pelo graso pueden disminuir o desaparecer.

 

  • Lavar con demasiada frecuencia el cabello: hace que se eliminen los aceites protectores y el cuero cabelludo tiene que producir más grasa para compensar.

 

  • Limpieza y uso de productos inadecuados: es importante conocer cuál es tu tipo de cabello para poder utilizar los productos que necesita. La utilización de champús que resulten demasiado agresivos pueden provocar un efecto rebote provocando la hiperactividad de las glándulas sebáceas. Así mismo el uso excesivo de lacas, espumas o geles fijadores dejan residuos en el cabello, empeorando la situación.

 

  • Tocarse el pelo frecuentemente: Cepillar y tocar el pelo con mucha frecuencia puede aumentar su nivel de grasa, pues la suciedad de los peines y de las manos puede pasar al cabello. Es aconsejable utilizar cepillos de cerdas naturales y hacer una limpieza de los mismos periódicamente.

 

  • La exposición al calor: es posible que en verano tengas el cabello más graso ya que el calor estimula la producción de las glándulas sebáceas. Lo mismo ocurre cuando utilizas el secador, la plancha del pelo o el agua demasiado caliente. Intenta lavarte el pelo con agua tibia y trata de que el cabello se seque por sus propios medios; además de controlar la producción de grasa podremos evitar dañarlo en exceso.

consejos para cabello graso de Olimed cosmetics

¿Qué debemos hacer para tratar el pelo graso?

Para tratar el cuerto cabelludo graso, lo primero es asegurarnos de que utilizamos el champú adecuado para cabello graso. Busca champús ligeros, con ph neutro, sin sulfatos ni siliconas que resecan el cabello en exceso y por tanto reactivan las glándulas sebáceas en un efecto rebote y además pueden ser irritantes. Sustitúyelos por tensioactivos naturales derivados de aceites vegetales capaces de llegar hasta la raíz del cabello.

En Olimed Cosmetics te proponemos el uso del Champú regulador de grasa que equilibra y refresca el cuero cabelludo, dejando el pelo brillante y suelto. Te recomendamos un lavado suave acompañado de movimientos circulares para activar el riego sanguíneo. Está elaborado con tensoactivos naturales certificados para cosmética natural y dentro de sus ingredientes podemos destacar los siguientes principios activos:

Romero

Actúa como un poderoso activador de la irrigación capilar y gracias a ello, fortalece el cabello, lo vuelve más sano y favorece su crecimiento. Sus propiedades astringentes y reguladoras de la función de las glándulas sebáceas convierten al romero en un tratamiento muy efectivo para mejorar el aspecto de los cabellos grasos. Igualmente combate la caspa y es un estupendo acondicionador natural.

Extracto de granada

Es una rica fuente de taninos, aminoácidos, vitaminas A, C, E y minerales, por lo que es una gran aliada contra los efectos del estrés oxidativo, presenta actividad antibacteriana, antiviral y astringente por lo que resulta muy indicado como regulador de la secreción sebácea de piel y cabello. Su alto contenido en ácido elágico, poderoso antioxidante, estimula el crecimiento de nuevo pelo y lo fortalece.

Aceite de jojoba

Que aporta hidratación muy compatible con la piel sin añadir grasa.

Aceites esenciales de limón y menta

Actúan como antisépticos y refrescantes lo que permite reducir las irritaciones y el enrojecimiento dejando un agradable aroma.

Para el cabello graso, usa acondicionador solo si es necesario, si a pesar de todo tienes las puntas algo secas o estropeadas. Te recomendamos el acondicionador reparador capilar con Oliva y Jojoba que cuida y protege el cabello de las agresiones externas, dejándolo sedoso y brillante. Aplica una dosis con el cabello húmedo en las partes más deshidratadas o de medios a puntas.Te aconsejamos no incorporarlo en todos los lavados y siempre se debe enjuagar muy bien para eliminar todos los restos de producto. Destacan entre sus principios activos:

Aceite de oliva, jojoba y ricino que nutren y fortalecen los cabellos frágiles y ayudan a reparar las puntas abiertas.
Inulina vegetal, con efecto acondicionador e hidratante, reestructura la fibra capilar aportando brillo y suavidad al cabello.
Vitamina b5 o pantenol. Proporciona flexibilidad y elasticidad en el interior del cabello y brillo en el exterior, que una vez aplicado permanece en el tallo piloso tras el aclarado y permite retener la humedad evitando la sensación de sequedad y fragilidad. Entre otras propiedades, reduce la formación de puntas quebradizas, previene el daño por exceso de calor proporcionado durante el secado y regulariza la función pilosebácea.

Y sobre todo, no te obsesiones, pero si ves que tu problema de pelo graso no mejora, no lo dudes y acude a un dermatólogo capilar.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar