Envios de 1 a 3 días laborables gratis a partir de 20€
Consigue un 15% de DESCUENTO

LA PIEL: TIPOS Y CARACTERÍSTICAS

Tu piel es única y un patrón o categoría determinada (seca, sensible…) no se te debe aplicar de forma tan general, ya que hay factores que son más determinantes: Influye más dónde vives, si eres mujer u hombre, qué comes, por supuesto la edad, pigmentación de la piel y la zona de la cara donde produces más o menos “grasilla”. Por eso tu crema que a ti te va bien a otra persona con tus mismas características de piel, no. De todas formas ante cualquier problema serio, lo mejor es acudir a un dermatólogo y te haga un diagnóstico. Dicho esto, los patrones genéricos son básicos para un primer acercamiento a tus necesidades y después eres tú la persona ideal para saber qué producto es el adecuado para ti.

PIEL NORMAL.-

La piel normal es suave al tacto y su tono es prácticamente uniforme. La textura de la piel suele ser tersa y sus poros son poco visibles. Este tipo de piel muestra un buen nivel de hidratación y suelen responder bien a los cambios de temperatura y humedad, soportando sin inconvenientes las agresiones diarias tales como la contaminación del ambiente o los rayos UV.

 

PIEL SECA.-

La piel seca presenta poca elasticidad y cierta tirantez, su tacto es áspero y le falta flexibilidad y suavidad porque las glándulas producen menos sebo que en la piel normal. Suele ser una piel de grosor fino, descamada, donde las arrugas son visibles desde muy temprano, se nota tirantez y a veces picor, se considera que es muy frágil y por tanto necesita de mucha ayuda exterior.

Con el tiempo, todos tendremos la piel “seca”, ya que la estabilidad de las células que forman la capa más externa de nuestra piel se vuelve más débil y por tanto se pierde agua con mayor rapidez dejando una piel expuesta y con una protección deficiente. Para estos tipos de piel es importante hidratarla con productos que aporten agua y nutrirla con productos en aceite.

 

PIEL  GRASA.-

Una piel grasa es aquella que se caracteriza por producir demasiado sebo lo que hace que tenga brillos, los poros dilatados y visibles y pueden aparecer comedones (espinillas) pero no es una piel acneica. Ahora bien, también tiene su parte buena, es una piel que no presenta arrugas finas y además es poco irritable. Generalmente, la piel grasa se identifica con tener acné y no es así, una piel grasa es normal y una acneica es patológica y pensar que cualquier producto, si quita el acné, te irá bien, de eso nada, puede tener efecto rebote.

La limpieza y tonificación son fundamentales, pero deben hacerse con limpiadores no excesivamente agresivos porque se corre el riesgo de alterar la barrera hidrolipídica. Aunque pueda parecer contradictorio el uso de aceites para limpiar la piel es muy recomendable en pieles grasas ya que el aceite elimina el aceite y de esa forma no se corre el riesgo de descompensar el pH de la epidermis.

 

Tónico facial

PIEL MIXTA.-

La piel mixta se define por ser una combinación de zonas normales y secas con zonas grasas. Las zonas grasas se ubican en la frente, la nariz y la barbilla y las zonas normales o secas se encuentran en las mejillas. Por lo general este tipo de piel es suave y tiene un aspecto brillante.

Estas pieles necesitan de limpiezas con productos que sean suaves. De esta forma eliminaremos el exceso de sebo sin dejar a la piel sin su barrera natural. Otro producto que no puede faltar es el tónico. Su función es la de regular el pH de la piel que ha podido verse desestabilizado tras la limpieza facial. La hidratación es fundamental porque se van a precisar cosméticos que hidraten pero que controlen la producción de sebo a la vez. Elegid texturas ligeras que no os aporten grasa pero que hidraten bien.

 

PIEL SENSIBLE.-

Es una piel fina, irritable, con sensación de tirantez, incluso enrojecimiento, picor y calor y la causa de todo eso es porque la función barrera de la piel es deficiente. Cuando tienes la piel sensible el hecho de que se manifieste es por causas externas, contra algunas de ellas podrás luchar y contra otras, solo intentar minimizarlas. A este tipo de piel le afecta el frío, el calor y los cambios bruscos de temperatura, la contaminación, los productos de limpieza, el consumo de alcohol y tabaco, estrés….

Lo más curioso es que es una piel de tendencia seca, pero puede presentar acné y obviamente cualquier cosa para el acné le sienta como un tiro, los granos no son el problema, el problema está más allá y necesita de un dermatólogo que haga un diagnóstico.

En nuestra tienda online de Olimed Cosmetics, puedes encontrar productos adecuados para los distintos tipos de piel, tanto para la limpieza y tonificación, como para hidratar y nutrir en profundidad tu piel.

En posteriores blogs ahondaremos sobre los tips y productos más adecuados para cada tipo de piel.

No hay comentarios

Publicar un comentario
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe un cupón del 15% de descuento