953 738 035   |   Lunes a Viernes 9-14h | 17-20h   |  
Envios 24/48H GRATIS a partir de 20€   |  
Chica recién salida de la ducha

CUIDADO DE LA PIEL ATÓPICA

El cuidado de la piel sea atópica o no, es fundamental, y es que la piel es el órgano más expuesto y visible de todo nuestro cuerpo y se puede hablar de una piel sana (normal, seca, mixta/grasa) aunque con necesidades específicas y una piel con problemas (sensible, atópica, rosácea, psoriasis…) en la que cualquier cosa que la irrite, obstruya o inflame puede causar enrojecimiento, hinchazón, ardor y picor.

Entonces, ¿qué entendemos por una piel atópica?

Se trata de una piel muy seca, con poca agua y grasa, por lo que se descama e irrita con mucha facilidad. Cuando está extremadamente seca, la piel se vuelve más permeable y no cumple su función barrera contra las agresiones externas y los alérgenos. Los expertos coinciden en afirmar que la principal causa de esta enfermedad es la predisposición genética, pero existen ciertos factores ambientales, alérgicos y alimenticios, e incluso algunas prendas de ropa, que la desencadenan o la agravan. La incidencia de dicha enfermedad va en aumento debido a los hábitos de vida y a agentes relacionados con la contaminación, la falta de sueño y el estrés.

Otra enfermedad de la piel que va en aumento es la psoriasis que se caracteriza por la aparición de escamas plateadas en forma de parches y que pueden ocasionar picor. Estas escamas se producen por la aceleración en el proceso de regeneración celular, lo que propicia que se acumulen en la superficie. Los lugares más habituales en los que aparece son los codos, el cuero cabelludo, las manos y las rodillas y ocasiona problemas graves de sequedad en la piel.

Por lo general, el estrés es una de las principales causas de que aparezca la psoriasis, por lo que hay que tratar de rebajarlo usando la relajación o cambiando determinados hábitos de vida. También es posible que la alimentación afecte, por lo que variando la dieta esta patología puede mejorar mucho. Para paliar en parte sus efectos se recomienda utilizar con frecuencia cremas hidratantes que subsanen el problema de sequedad que ocasiona.

Consejos para cuidar las pieles atópicas

La piel atópica, al ser un trastorno que no se puede prevenir dado que se produce por una predisposición genética, lo único que se puede hacer es controlarla y combatir los factores que la agravan. Las recomendaciones básicas que nos da el experto para poder atenuarla son:

Una correcta hidratación de la piel aplicando varias veces al día cremas emolientes y aceites naturales sobre todo después del baño para regenerar la barrera hidrolipídica que se altera durante el mismo.

  • Evitar los baños y las duchas largas.
  • Mantener una temperatura suave del entorno evitando las temperaturas extremas tanto en invierno como en verano.
  • Evitar prendas de ropa de nylon y lana y utilizar las de algodón en invierno.
  • Tratar de evitar alimentos (frutos secos, lácteos, cafeína…), animales domésticos o el polvo que puedan producir alergia.
  • Lavar la ropa nueva para eliminar los residuos que pueda contener por los productos utilizados en su fabricación y evitar o reducir el uso de los detergentes en el lavado de la ropa.
  • Cortar las uñas a niños y bebés para evitar el rascado, ten en cuenta que son ellos los más afectados, por lo general entre los 3 meses y los 5 años de edad.
  • No frotar al secarse después del baño.

Pero aunque siga estas medidas lo más adecuado en Olimed te recomendamos acudir a un dermatólogo y en ningún caso automedicarse.

 

productos olimed para la piel atópica

 

Así pues, uno de los cuidados básicos de una piel atópica es usar varias veces al día, según la necesidad, un emoliente de tolerancia alta y sobre todo NATURAL que favorezca la reconstrucción de la barrera cutánea y que restaure la flexibilidad y suavidad a la piel, al mismo tiempo que reduce la hiperreactividad, evitando las zonas con heridas o que supuren.

Si quieres que tu piel esté sana, dale productos naturales

En Olimed Cosmetic podemos recomendarte la crema de máxima reparación recientemente reformulada para una mayor y mejor protección de la piel donde podemos encontrar entre otros estos extraordinarios ingredientes naturales:

Aceite de caléndula.– posee un gran poder cicatrizante y antiséptico, además de regenerar la piel y producir colágeno.

Aceite de manzanilla.– con increíbles propiedades antiinflamatorias. También es antiséptico, antibiótico, carminativo, analgésico, tónico y bactericida.

Alantoina.- con acción calmante, antiirritante, antiinflamatoria, restauradora de la piel, hidratante y ayuda a eliminar las células muertas de la piel, dándole suavidad y tersura

Centella asiática.– promueve, protege y acelera la producción de colágeno. Gran poder cicatrizante y antiinflamatorio

Aloe vera.- cicatriza y regenera con rapidez a la vez que aumenta la formación de colágeno, favoreciendo la reparación de los tejidos dañados. Así mismo, es capaz de rebajar la inflamación de la piel y de absorber y retener agua lo que lo hace un buen humectante para la piel. Es suavizante y refrescante

Aceite esencial de lavanda.– Antiséptico, analgésico, antiinflamatorio y regenerador

No hay comentarios

Publicar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar