953 738 035   |   Lunes a Viernes 9-14h | 17-20h   |  
Envios 24/48H GRATIS a partir de 20€   |  

¿CÓMO COMBATIR LA PIEL GRASA?

¿Por qué se produce la grasa?

El sebo es una compleja mezcla de lípidos sintetizados bajo estimulación hormonal por las glándulas sebáceas presentes en la dermis. Contribuye en gran medida a la hidratación de la piel y aporta antioxidantes lipófilos a la superficie cutánea.

La piel grasa se debe a una producción excesiva de sebo que hace que aparezcan brillos y que la piel sea más propensa a las imperfecciones. Si tienes la piel grasa en la zona T (frente, nariz y mentón), pero normal o incluso seca en las mejillas, entonces tienes la piel mixta. Las personas con piel mixta suelen tener que usar diferentes productos para tratar los dos tipos de piel que tienen en el rostro.

¿Por qué algunas personas tienen la piel grasa y otras no?

La mala organización de la epidermis provoca pieles grasas. Por un lado porque hay personas que tienen una piel que produce más grasa de lo normal y por otro por la disqueratosis. Es decir, porque la renovación cutánea es deficiente, eso es, las células muertas del estrato córneo no se desprenden de forma adecuada.

La producción excesiva de sebo da lugar a una piel grasa y hay varios factores determinantes en dicha producción:

GENÉTICA

La piel grasa suele ser hereditaria. La secreción sebácea se controla mediante hormonas y las respuestas de las glándulas sebáceas a estas hormonas está condicionada por los genes. Según nuestros genes produciremos más o menos sebo.

LA INFLUENCIA HORMONAL

Los estrógenos moderan la actividad de las glándulas sebáceas, mientras que los andrógenos la aumentan. Un nivel anormalmente elevado de andrógenos —durante las menstruaciones, por ejemplo— puede aumentar la secreción de sebo en las mujeres. Las mujeres podemos experimentar fluctuaciones de la producción de sebo de la piel cuando los niveles de hormonas se ven afectados por causa de la medicación, el embarazo o la menopausia. El ejercicio puede aumentar los niveles de andrógenos que también pueden aumentar la producción de sebo de la piel

LA ZONA DEL CUERPO

El sebo abunda en el cuero cabelludo, el rostro, el cuello, los hombros y la parte superior de la espalda y del tronco. En el rostro, la producción de sebo es máxima en la zona T y las mejillas; en los párpados superiores y en el cuello es menos intensa.

LA EDAD

Influidas por las hormonas maternas, las glándulas sebáceas ya están activas desde el primer mes de vida. Luego su actividad va disminuyendo hasta llegar a la pubertad, donde se observa un importante aumento de la secreción, hasta llegar a la edad adulta. A partir de los 50, la secreción de sebo disminuye poco a poco en los hombres pero en las mujeres lo hace más bruscamente tras la menopausia.

CAUSAS AMBIENTALES Y LA DIETA

La contaminación, el exceso de humedad y en definitiva el ambiente pueden influir. El exceso de humedad hace que la piel sude y se vuelva grasienta. A la vez la alimentación que sigamos tiene efectos directos sobre la producción de grasa en la piel. Las carnes rojas, los azucares añadidos o la harina refinada son potenciadores de la grasa.

LA HORA DEL DÍA Y EL ESTRÉS

El estrés hace que sudemos, así que una persona que viva con un alto nivel de estrés durante las 24 horas del día tendrá más problemas de piel grasa. El motivo de por qué sudamos cuando estamos bajo estrés no está todavía claro; muchos expertos creen que podría ser un mecanismo evolutivo de defensa. Por otro lado, la secreción de sebo se maximiza entre las 12 del mediodía y las 2 de la tarde.

¿Cómo cuidar la piel grasa?

Si te preguntas cómo combatir la piel del tipo grasa de forma adecuada, es necesario conocer e identificar sus características: tienen poros dilatados y muy visibles, es propensa a la aparición de puntos negros y espinillas, hay exceso de brillo y la textura es grasosa al tacto.

Podemos pensar que todos los productos formulados para este tipo de piel pueden ayudar a mejorar, pero su efecto depende del grado de seborrea que se tenga. En casos de acné severo, lo mejor es acudir a un dermatólogo para actuar después de su evaluación. Obviamente, la ilusión de un tratamiento mágico que hará desaparecer esta condición de un día para otro no existe. Hay que ser constantes en la aplicación de los productos para ver resultados y desconfiar de las fórmulas muy potentes para eliminar la grasa y que pueden terminar por resecar la piel y/o producir un efecto rebote.

La higiene es fundamental. Para limpiarla diariamente es mejor utilizar productos 100% Naturales que actúen en la liberación de impurezas y minimizar el exceso de sebo, pero sin secar ni irritar la piel. Hay varias opciones en función de los hábitos de cada uno: jabón, gel, locion micelar… En Olimed Cosmetics recomendamos usar nuestro Jabón de Arcillas para una limpieza adecuada sin irritar y para equilibrar PH usar Tónico. Es normal suponer que cuanto más se higieniza la cara, menos oleosidad habrá, pero NO la limpies en exceso, dos veces al día es suficiente. Aunque resulta tentador usar tónicos astringentes y con base de alcohol para conseguir esa sensación de sequedad y tirantez en la piel, eliminar en exceso las grasas naturales que produce la piel puede hacer que ésta lo compense produciendo más sebo. S quieres saber más sobre la limpieza facial te invitamos a que leas este post.

Por otro lado a la hora de combatir la grasa, es fundamental la hidratación. Hay quienes no quieren usar crema hidratante porque creen que engrasará aún más su piel. Esto es un error. Como todos los otros tipos de piel, la seborreica tiene necesidad de ser hidratada. Hay que elegir una crema que permita disminuir su aspecto brilloso. Lo recomendable es escoger productos hipoalergénicos, no comedogénicos ( no tapen los poros) y con principios activos 100% naturales como la Crema Hidratante Piel Mixta/Grasa  que contiene hidrolato y aceite de romero, gel de aloe vera, aceite de caléndula y aceite esencial de lavanda.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar